Imprimir

Los Secretos de la Aromaterapia

Sanar a través de los aromas. Un método milenario muy presente en nuestros días.

El uso de las esencias o aromas viene de tiempos inmemoriales. Se usaba en la antigüedad para agradar a los dioses, alejar influencias negativas, purificar ambientes y despertar estados de conciencias a través de su uso ritual.

Sostienen los expertos que los aromas producen un efecto alquímico al ser inspirados. A través de perfumes, aceites, sahumerios, velas, óleos o inciensos, cuando percibimos un aroma específico, éste produce un efecto que permite entender su significado.

A través de la aromaterapia estas percepciones son utilizadas para curar. Al ser una rama particular de la herbolaria, utiliza aceites vegetales concentrados llamados “aceites esenciales” para mejorar la salud física y mental de las personas. A diferencia de las plantas utilizadas en herbolaria, los aceites esenciales no se ingieren, sino que se inhalan o aplican en la piel.

El principal método de aplicación de estos aceites es a través de una dilución en agua caliente. De esta forma el vapor del agua mezclado con las esencias puede ser absorbido por medio del aparato respiratorio.

Otra manera de aplicación es a través de la piel. Se mezclan aceites esenciales con aceites vehiculares que pueden ser absorbidos por la piel. De esta forma se introducen los compuestos y propiedades que las plantas poseen sin tener que correr riesgos de efectos secundarios.

La aromaterapia parte del supuesto de que cada aroma genera un efecto particular en las personas. Por esta razón es que se ha dividido en diversas categorías que establecen los usos y recomendaciones para cada fragancia.

La psico-aromaterapia es una de ellas. Para los especialistas se trata del uso de aromas para estimular las emociones. Por ejemplo:

Aromas relajantes: amaro, ciprés, clavel, enebro, gálbano, ylang-ylang, cedro, mandarina, manzanilla, mejorana, mirra, neroli, rosa, sándalo y vetiver.
Aromas estimulantes: angélica, canela, cardamomo, clavo, elemí, eucalipto, hinojo, jengibre, lima, menta, naranja, palmarosa, petit grain, pimienta negra, pino, pomelo y romero.

Aromas antidepresivos: albahaca, amaro, bergamota, clavel, geranio, Ylang-ylang, incienso, jazmín, lavanda, lima, limón, mandarina, manzanilla, naranja, nerolí, pachuli, palmarosa, petit grain, pomelo, rosa y sándalo.
Aromas estimulantes de la mente: albahaca, cardamomo, cilantro, eucalipto, menta, pino y romero.

Otro uso de la aromaterapia es el ambiental. Esta categoría busca armonizar los ambientes a través de los aromas. Algunos son:

Jazmín. Es ideal utilizarlo para una tarea creativa. Genera entusiasmo, optimismo y desarrolla la concentración e inspiración.
Lavanda. Ayuda a los procesos de limpieza y purificación interior.
Maderas de Oriente. Es especial para profundizar la meditación
Sándalo. Armoniza la mente. Relaja el cuerpo ya que ayuda a aligerar tensiones y miedos.
Limón, romero, nardo, incienso y esencias de Oriente. Incentivan la búsqueda del camino espiritual, favorecen la meditación y la relajación.
Bergamota y mirray neroli (flor de naranja). Calman la ansiedad, los nervios y frenan las palpitaciones y la angustia. Son ideales contra el insomnio. Son antidepresivos y ayudan a la circulación.
Pino. Favorece la buena salud, la seguridad personal, la fuerza moral y la limpieza de ambientes.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>